Doce maneras de esquivar al cáncer

cancer1

Este artículo no está directamente relacionado con el deporte ni la nutrición deportiva, pero como la salud está por encima de todo, hemos creído necesario publicarlo y compartirlo con los lectores.

La lucha personal contra el cáncer, antes de que aparezca, debe pivotar, según la OMS y la Unión Europea en las siguientes doce estrategias, que como podreís comprobar, son bastante fáciles de llevar a la práctica:

1. No fume. No consuma ningún tipo de tabaco. El hábito de fumar es el responsable de casi nueve de cada diez muertes por cáncer de pulmón. La buena noticia es que dejarlo reduce de manera importante el riesgo de padecer la enfermedad.

2. Convierta su domicilio en un lugar sin humos. Apoye las políticas antitabaco en su entorno laboral. La exposición al humo ambiental del tabaco se asocia a problemas de salud que incluyen tos, ronquera, disnea, mayor riesgo de bronquitis y neumonía y asma. Los casos de cáncer de pulmón entre fumadores pasivos tampoco resultan despreciables. Hay estudios que apuntan a que el riesgo de que el cónyuge de un fumador desarrolle un cáncer de pulmón aumenta en un 20% en las mujeres y un 30% en los hombres.

3. Tome medidas para disfrutar de un peso corporal saludable. El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos asegura que la obesidad está directamente asociada con mayor riesgo de los cánceres de esófago, de seno después de la menopausia, endometrio, colon y recto, riñón, páncreas, tiroides y vesícula biliar, y posiblemente otros.

4. Sea físicamente activo a diario. Limite el tiempo que emplea en estar sentado. El ejercicio mínimo recomendado es de media hora de caminata al día. Los especialistas recomiendan evitar acciones que favorecen el sedentarismo, como el uso del mando a distancia y el ascensor, y favorecer las que lo impiden, como bajarse en una parada anterior de metro o autobús.

5. Haga una dieta saludable: coma granos enteros, legumbres, verduras y frutas. Limite los alimentos de alto contenido calórico y evite las bebidas azucaradas, las carnes procesadas y reduzca la ingesta de carnes rojas y alimentos con alto contenido en sal. Apueste, en resumen, por la dieta mediterránea: más verduras, más pescado y más fruta.

6. Si bebe alcohol de cualquier tipo, limite su ingesta. No beber alcohol es la mejor medida para la prevención del cáncer. Dos vasos de vino en los hombres y uno en las mujeres al día se reconoce como una medida cardiosaludable, si se está habituado a este tipo de consumo. Por encima de esa cantidad, podría comenzar a suponer un problema. Si nunca ha bebido, mejor no lo haga.

7. Evite la exposición excesiva al sol, especialmente en los niños. Utilice protección solar adecuada y no emplee lámparas solares. Someterse a rayos UVA antes de los 30 años aumenta en un 75% el riesgo de melanoma, un tumor que en España crece a un ritmo anual del 10%. Si va a tomar el sol, no se olvide de darse crema bronceadora, siempre, y de renovarla periódicamente.

8. En el lugar de trabajo, protéjase de las sustancias cancerígenas siguiendo las instrucciones de salud y seguridad. Como benceno, amianto, escapes de motores diésel…

9. Averigüe si está expuesto a radiación por niveles altos de radón en su domicilio. Si es así, redúzcalo”. En Estados Unidos está considerada la inhalación de radón como la segunda causa de cáncer de pulmón, muy por debajo del consumo de tabaco. El radón, según explica el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NIH) en su página web es un gas invisible, inodoro e insípido que se filtra a través del suelo y se difunde en el aire. Puede entrar en las casas a través de grietas en el suelo, las paredes o los cimientos y acumularse en el interior. “Todo mundo inhala radón todos los días, generalmente en concentraciones muy bajas. La exposición a largo plazo -advierte el NIH- puede resultar en cáncer de pulmón, el único tipo de cáncer que se ha comprobado está asociado con la inhalación de radón. Se ha sugerido que hay un riesgo mayor de leucemia en adultos y niños; pero las pruebas no son concluyentes.

10. La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer en la madre. La terapia hormonal eleva el riesgo de algunos tumores. Limite su uso.

11. Asegúrese de que sus hijos participan en programas de vacunación, tanto de hepatitis B para los recién nacidos como de HPV (virus del papiloma humano) para las chicas.

12. Participe en programas de cribado de cáncer intestinal y, si es mujer, hágalo también en los de mama y cérvix.

Pincha aquí para ir a la fuente original

VOLVER

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s